Las elecciones truchas del Perú

2,325 candidatos y candidatas agrupados en 513 listas y 21 partidos que son cascarones, franquicias o vientres de alquiler, compiten por 130 curules de un congreso que solo durará un año.

Quienes se autodefinen como “izquierda” van divididos en cuatro agrupaciones y cada agrupación a su vez pretende ser frente de grupos, corrientes o “tendencias”, cada vez menores, hasta llegar a la micropolítica.

El voto es obligatorio, porque si fuera voluntario, nadie iría a votar. Los peruanos saben que los congresos no solucionan sus problemas.

La ONPE y el JNE son ahora actores políticos. Ellos manipulan, sacan y ponen, arreglan las fichas para el 2021.

¿Por qué no se cuenta los votos blancos y viciados?

Un voto en blanco está emitido válidamente. El elector debe tener derecho a viciar su voto o a votar en blanco. Ambos, el que vota en blanco y el que ha viciado su voto, son ciudadanos. Los dueños del tinglado electoral temen que si los cuentan, pueden ser más que los votos supuestamente “válidos”.

¿Por qué se obliga a votar por los partidos y no por las personas? La votación por  partidos de opereta consolida a las cúpulas antidemocráticas que el JNE y la ONPE aceptan como si fueran partidos, sabiendo que son negocios de venta de ubicaciones.

¿Por qué los votantes no pueden cruzar su voto? La ONPE y el JNE obligan a votar solo por un partido, no se puede señalar candidatos de listas diferentes.

¿Por qué se otorga a los dueños de las franquicias llamadas partidos la facultad de colocar “invitados” por encima de sus supuestos “militantes”? Los invitados son los que ponen la plata y pasan por encima de quienes han sido elegidos para formar las listas.

¿Por qué, si el pueblo se pronunció vía referéndum contra la reelección de congresistas, ahora se la permite con el argumento de que estos comicios son excepcionales? Por eso estarán de regreso los detestados Martha Chávez, Rosa Bartra, Mulder y otras joyitas de cara dura que probablemente han pagado para ser “invitados”.

¿Por qué se permite la inscripción del Apra si este partido no logró el 4% indispensable en la elección pasada?

¿Por qué, si se conocía la golpiza que el general Mora propinó a su esposa y la fuga de Guzmán de un conato de incendio, estos hechos fueron guardados en secreto durante un año y han sido puestos recién en conocimiento de los medios antes de las elecciones?

¿Quién o quiénes tenían y proporcionaron esa información?

¿Por qué los periodistas ocultan esas supuestas “fuentes”? ¿Quiénes operan como titiriteros o aprendices de brujo?

El pueblo mira, se ríe de la comedia o se desengancha del sistema político. Detesta a estos políticos.

Todavía no hay sublevación de la sociedad como en Chile, Ecuador y Colombia, porque muchos activistas están distraídos compitiendo en las elecciones truchas. A los titiriteros del sistema esto les conviene. El año 2020 también será un año pre electoral, previo a los comicios del 2021.

Mientras tanto, Vizcarra entrega la política económica a la CONFIEP y la política internacional a Trump. La lucha de los sectores democráticos contra la corrupción unida a la presión popular, ha logrado que tres ex presidentes estén enjuiciados y uno se ha suicidado.

Pero ningún empresario corrupto o corruptor está preso.

Cientos de líderes sociales están presos, enjuiciados o investigados por delitos diversos, reales o supuestos.

La Política, la Estrategia y el Plan de Competitividad ya están vigentes. Persiguen agudizar el trabajo precario.

La Junta Nacional por la Justicia elegida en un procedimiento manipulado depende del Poder Ejecutivo, con lo que ha sido abolida en la práctica la autonomía del Poder Judicial, ya que ellos son los que designan o destituyen jueces y fiscales.

El gobierno ha prohibido la negociación colectiva de los trabajadores del Estado.

La justa lucha contra la corrupción de algunos medios y fiscales ahora usada como tapadera de la nueva corrupción. La que prepara un nuevo sistema corrupto para más allá del 2021.

Sin Comentarios

Escribe un Comentario